12 Pasos al Diseño que nadie pidió

Estuve pensando en estos días, aprovechando que tocaba mirar calendario y marcar fechas, tengo todas estas cosas para hacer pero, ¿cómo hago para tomar impulso y acercarme a gente extraña, pedirles cosas, gestionar actividades? O en todo caso cómo era que hacía antes de la pandemia. Con la iniciativa no se nace, es una cualidad que se va adquiriendo, que se fomenta en cierto tipo de ambientes o cuestiones parecidas.

Haciendo memoria recordé cuando estaba iniciando mi proceso de tesis en sexto semestre (son ocho en esta carrera). Me tocaba presentar algunos temas y seleccionar el más sólido, en eso se iban a ir al menos 9 de las 15 clases. Me avivé y en la primera semana resolví si me decidía por algún tipo de productos textiles (la serigrafía es algo casi identitario para mí) o si optaba por algo relacionado a Software Libre (que ya llevaba más de un año usando encantado), esas eran las dos cosas que pasaban los filtros recomendados en clase (si es de mi gusto, si cuento con acceso para investigar, si el resultado se puede presentar en un tiempo razonable y si tiene relevancia o interés para otros).

Al preseleccionar uno de estos dos, los temas que presenté compartirían el mismo eje, y la investigación sería mucho más robusta que recorrer 5 universos distintos, recopilando poquito y nada de cada uno para la siguiente clase. Quedó Software Libre, mi tesis en Diseño Gráfico consistiría en desarrollar algún tipo de campaña visual o actividades que promuevan sus bondades y uso, y faciliten su adopción.

Pero iba a hacer falta más para sacar esto a flote. Entonces yo, que me estaba recordando cómo empecé a movilizarme desde IPC (el taller de tesis de sexto), tuve un recuerdo de una charla tres años antes, dentro de ese recuerdo. Fue algo extraño pero llegué hasta la información que buscaba desde que me senté a pensar.

Era la primera de un ciclo de charlas organizado por la recién fundada Coordinación de Estudiantes y Egresados de Diseño Industrial (CEDI), la única a la que pude asistir. Los invitados eran Juan Heilborn y Andreas Wich, y hablaban sobre el Diseño en Paraguay, capacidades, competencias que nos faltan adquirir profesionalmente y otros. Andreas mencionó un material muy interesante, llamado 12 Passos para un design nao solicitado. Este artículo del brasilero Fabio Lopez es a su vez una adaptación de otro, nombrado de forma similar pero orientado a arquitectos.

Aunque el material trata sobre trabajar sin encargos, generar uno sus propios proyectos sean con fines de lucro o no (y también me está ayudando en áreas fuera de la academia), es claro sin tesista no hay proyecto de tesis, no importa las veces que nos invisibilicemos (incluso cuando nosotros mismos elaboramos el presupuesto) o resaltemos en exceso la colaboración de instituciones, empresas u organizaciones que ayuden a materializar el proyecto, la idea no ha venido de ellos, y si el tesista abandona el proyecto no se concreta, no se hace realidad.

En la carrera de Diseño Industrial todas las tesis son diseños no solicitados.

Hoy y por este medio quiero facilitar una traducción casera que hice algunos días, con el fin repasar y ya poder interiorizar estos pasos para este nuevo año.

01. No esperes a que suene el teléfono, tomá la iniciativa.

Levantate las mangas y creá vos mismo proyectos y oportunidades de actuación. Sacudí el mercado de trabajo produciendo demanda para tu expertise profesional. Practicá sin presiones ni una finalidad comercial inmediata. Recordá que existen muchas formas de recompensa y el dinero es sólo una de ellas.

02. Proponé un problema, es la mejor solución.

El mundo nos necesita. Encontrá desafíos en las rutas, los medios de transporte, en el supermercado, los servicios públicos, en áreas de esparcimiento. Pueden tener un carácter social, ecológico, financiero o de algún otro interés.

03. Volvete un Especialista.

Aprendé lo que puedas sobre el problema. Leé libros, hablá con formadores de opinión, consultá encuestadores de otras áreas, andá a las calles a hablar con los afectados directos. Desarrollá conexiones y generá una base para conseguir acercamientos. Sobre todo, aprendé a escuchar.

04. Elaborá tu propio Brief, sos independiente.

Ahora que te volviste un especialista y sabés cómo atacar el problema, recordá: tal vez existan muchos otros factores, aún así el diseño tendrá bastante importancia en ese proceso ya que implica la planificación, organización y optimización de recursos.

05. Diseñá tu propuesta, tal vez no sea un producto.

Creá una propuesta acorde al problema. No te limites a convenciones conservadoras dentro de lo que se considera como profesional. Lo que se tenga que hacer, hacelo, sin pensar en productos como una solución por defecto.

06. Controlá los dados para (con)vencer al final.

Dedicate a recolectar la mayor información sobre la viabilidad económica de tu propuesta. Compará los costos de implementación de tu proyecto con los retornos que pueden generar, con los gastos que puede evitar o con el valor agregado que proporciona. Usá la matemática a tu favor.

07. Juntá a otros, buscá a las buenas cabezas.

Es natural que necesites ayuda, sobre todo a la hora de implementar tu propuesta. No tengas miedo de pedir. Encontrá otras personas que estén trabajando en el mismo problema, no importa si las ideas o las áreas de implementación son diferentes.

08. Encontrá una brecha, aprovechá el timing.

Es probable que tu propuesta tenga que ir en contra del status quo para que pueda ser realizada. Buscá brechas y oportunidades, así vas a estar desarrollando mecanismos de actuación que otros no contemplaron antes. El timing de un proyecto en buena parte tiene que ver con su éxito y aceptación.

09. Presentá tus ideas, las propuestas parciales funcionan.

Reuní todo tu trabajo en una presentación que describa tanto el problema como la solución propuesta. Así sea una solución parcial, te va a ayudar a organizar tu punto de vista y como un apoyo para actuar.

10. Conseguí apoyo, demostrá la urgencia de tu propuesta.

Divulgá tu proyecto en los medios de comunicación que dispongas. Evidenciá los beneficios que tu propuesta puede generar y mostrá el carácter urgente de tu idea. Como te estás posicionando sobre una cuestión importante por un fin no comercial el apoyo debería llegar más fácil.

11. Sacá la agenda, buscá colaboradores e inversores.

Ahora que tenés todas las respuestas es momento de poner tu propuesta en marcha. Buscá alianzas para visibilizar tu proyecto, puede ser el poder público, un inversor del sector privado o medios de financiamiento colectivo (crowdfunding). Hacé que tus aliados participen de la transformación y también tomen crédito por la idea.

12. Volvé al paso 2: encontrá un nuevo problema.

Ahora que le tomaste gusto a las acciones concretas y relevantes para la sociedad, es momento de salir y encontrar otro problema a ser abordado. Contagiá a las personas con ese espíritu de colaboración y participación social, multiplicate!


Me parece interesante este material porque alienta a los proyectos autogestionados, incluso con el tema de la plata, de buscar los fondos. Otras metodologías como la de Frascara parten de la idea de que el encargo ya viene de un externo, un cliente, se recibe un pedido. Y la solución se valida con este empleador. Aunque recibir encargos es una vía válida, es inapropiado pensar que es la única o que es correcto ese planteamiento para el desarrollo de un proyecto en la universidad.

Uno de nuestros errores más frecuentes, en veredas es percibir al docente como cliente y no como orientador, como el que valida entre varias opciones alguna solución a una situación dada. Partiendo de la base de que el docente no cubre ninguno de los costos del proyecto, y por ende no se le puede ver como el que aprueba alguna idea de su gusto; hay diferencias sustanciales entre llevar el diálogo con uno o con otro. Uno orienta, genera preguntas, señala detalles, y otro en efecto nos abre o no la billetera.

Después de todo y forzando un poco más la memoria, el gran mensaje de esa charla era ser gestores de nuestra propia educación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.