Sobre Roncho

Roncho no es más que un apodo que tengo, me estaba presentando a un círculo de compañeros en la facu una vez, alguien escucha mal mi nombre, y pregunta incrédula ¿Roncho te llamás? Sí, desde ése día, en el entorno de compañeros de facu al menos, me llamo Roncho. ¿Me pueden llamar así las personas que no me conocen? ¿Me pueden escribir hola roncho?

NO, mejor que me escriban por mi nombre real, Robinson Noguera.

Soy un Diseñador Gráfico (en formación todavía) con especial interés por la Serigrafía (oficio que me paga la facu entre otras cosas), la Cultura Libre y la Estrategia, en sus diversas aplicaciones.

Más allá de que pueda ser un proceso comunicacional, que cumple con ciertos objetivos o funciones, que es más o menos pensado o intencional, y que se realiza para el consumo y goce de terceros, yo entiendo al Diseño como Arte Aplicado. No creas lo que dicen en el primer semestre. Mienten. Ahí donde señalan diferencias irreconciliables, en realidad hay oportunidad, aprendizaje y ganancia.

Promuevo la Cultura Libre y con ella a las libertades creativas y y al Software Libre, que a través de distintos programas disponibles representa una opción perfectamente funcional y completa, incluso en el rubro que me atañe. Ya no estamos en los 90. Y con respecto a seguridad y privacidad, si te interesa mucho ése aspecto quizás sean realmente la única opción en esta era de desbloqueo de dispositivos con huella de pulgar.

Mayor de 4 hermanos, dueño de 2 gatos, estudiante de FADA/UNA, excimeforista. ¿Por qué tomarme un espacio aparte para escribir, hoy, en la era de las Redes Sociales? Porque el contenido de las Redes está hecho para scrollearse y olvidarse. Confirmado con cualquier plataforma que celebre el contenido efímero y te permita subir historias por 24hs o menos. Y ninguna es realmente tuya, mirá lo que pasó en tumblr el año pasado.

La otra mitad del naming del blog sale de la Psiconáutica, que por su propia etimología indica un paseo por la mente de cada uno, en este espacio, por la mente del Roncho. Funciona fonética y gráficamente, entonces ahí está, una cosa menos por resolver. Ahora puedo pensar en el contenido.