UNA primavera kaigue (#paroUNA2019 pt 1/3)

Esta es mi primera trilogía de artículos. En esta primera parte, voy a estar explorando la pertinencia o no de la participación estudiantil en el paro por la Nivelación Salarial de docentes y funcionarios, decretado por el Consejo Superior Universitario de la UNA.

Idealmente, y no mucho después de la fecha de publicación de esta entrega, se viene un repaso de las posturas de representantes del gobierno, este y el anterior, sobre la universidad pública. Las razones por las que este asunto se complica tanto.

Y la última parte correspondería a los casos de éxito recientes en la región (Chile), o al menos los pequeños avances (Argentina), en la búsqueda de la universidad pública, gratuita y de calidad. Para que veamos que sí se puede. Agradezco que me faciliten información que encuentren por ahí al respecto.

Podemos empezar por lo básico y para nivelar con la desinformación de la prensa, lo que se está buscando no es una suba de salarios. Es una nivelación, es hacer que la paga por hora del docente, que se correspondía al pasaje, precio del combustible, canasta básica, inflación, salud y otros gastos y costos de vida del 2007, ahora, 12 años después, se correspondan a los costos de vida del 2019.

No se podría hablar de salario si se habla de cobrar sólo las horas de clase. Las horas de preparación, planificación, correcciones, etc no suman ingresos, en ningún nivel de la educación pública o privada. Para hablar de salario habría que hablar de jornadas, de tal a tal hora. Pero ese tipo de cosas fluctúan mucho de acuerdo al docente y la/s cátedra/s que lleva.

En principio quizás se pueda partir del costo por hora de clase, que me dijo un profe en la convocatoria del lunes que es de 37.000GS. Esto me resulta interesante porque muchos compañeros, y yo primerito, manejamos términos muy vagos como mucho, poco, alto, bajo, corto o largo, cuando se tratan de estas cuestiones. Ahora por lo menos se conoce un número.

Se ganaría más enseñando de forma particular un arte marcial, un instrumento musical o lo que sea, dependiendo del caso incluso 100mil o más por hora (de nuevo, de clase), que enseñando una profesión en la universidad pública. No sé si las negritas ayudan a dimensionar esto.

Instruyendo a 10 o menos personas 1 a 3 veces por semana en un hobby (al menos para los que no compiten o tienen miras de hacer carrera en ello), un profesor particular tendría mejor nivel de vida que un profesor universitario instruyendo a 30 o más futuros diseñadores (mi caso), arquitectos, médicos, abogados, artistas, veterinarios, ingenieros y otros especialistas que nuestra sociedad, atrasada dos revoluciones industriales pero todos con su smartphone (tema de la sgte parte de la trilogía), necesita con desesperación. Aguantando con su sueldo del 2007.

Lo que resulta en sus ingresos mensuales varía de acuerdo a la cantidad de cátedras, y el mencionado trabajo fuera de las cátedras que pueda llevar, no sé hasta dónde se podría hablar de un ingreso mensual medio. Capaz un censo o muestra en ése estamento pueda arrojar ese promedio, y sume a su causa.


Hoy por tí, mañana por mí

Salimos a Eusebio y todo

Profe en la reu del lunes: Si no hay inversión suficiente entonces, ¿cómo queda el producto final?

Yo: (este profe y su método socrático, seguro me quiere comprometer 🙄)… emm… ¿malo?

El profe: ¿Y quienes son el producto final de la universidad? 👀

Yo: (viendo cómo evadir compromisos) ¿los egresados de mierda? 💩

Él: USTEDES 🙂

(evadir compromiso: misión fallida)

Parte de lo que hablamos el lunes. No fui el martes pero me acordé que tengo un blog y acá estamos 💁‍♂️

Un docente universitario que tiene que pasar más tiempo ocupado de contar sus monedas para su pasaje, que encargarse plenamente de fortalecer con su desempeño los pilares de la universidad pública, la Docencia, la Investigación y la Extensión, es motivo de preocupación para los estudiantes, en más de una manera:

Que tu consulta sea rápida

Aquél que se haya tomado como reto personal llegar al sueldo mínimo a fuerza de juntar 37.000GS/hora, por lo general no es alguien que esté disponible fuera del horario de clases. O no se le encuentra en la universidad, en su inexistente oficina en un igualmente inexistente departamento dedicado al área global de su especialidad (un espacio-taller donde se encuentren los profes de las Tecnologías 1 al 5, por decir, o un área común para los de las Historia y Teoría de las 6 carreras de la facultad).

O si se le encuentra es esporádicamente en algún pasillo, en camino a su siguiente asignatura. A pesar de sus mejores intenciones, la precarización laboral del docente universitario complica muchísimo que éste pueda dar realmente lo mejor de sí desde las cátedras que ocupa, cuando tanta dispersión apenas le permite cumplir con sus horarios.

A ése ya no le saca nadie

Además de su disponibilidad, en muchos casos la calidad de algunos (serán más o menos de acuerdo a cada carrera y facultad) es discutible. Hay más de uno que no debería estar sosteniendo su cátedra, con quejas y notas de varios semestres, sumarios abiertos incluso… pero no hay tormenta que no aguante. Desde hace años.

Lo que acá ocurre es que por 37.000GS/hora de clase, nadie está haciendo cola ni matándose por reemplazarle. Literalmente no hay otro que quiera llenar ese hueco.

La precarización laboral le resta competitividad a las ofertas en la docencia universitaria, y de alguna manera apaña el mal desempeño de algunos docentes. Y además ahuyenta a profesionales consumados que podrían estar ocupando esos lugares.


Tenía mis dudas antes, pero ahora me queda más o menos claro que este asunto sí es de interés para el Estamento Estudiantil. Como somos el último eslabón en la cadena, de alguna manera siempre termina repercutiendo en nosotros este tipo de cosas.

Siempre…

Y si aún no parece en nuestro propio interés, ¿qué nos cuesta apoyar y acompañar? Este paro se hizo con una torpeza extraordinaria. Se levantó en base a una promesa, que el Ministerio de Hacienda traicionó (así como traicionó en julio los acuerdos del 2018), y se piensa levantar cuando el susodicho haga otra promesa elevando el pedido al Congreso, en donde la UNA tampoco tiene muchos amigos.

En este septiembre la universidad, hoy a través de los docentes y funcionarios aliados, nos está necesitando casi tanto como nosotros necesitamos que la universidad se encuentre en las mejores condiciones posibles.

Para no salir egresados hechos mierda (💩) con poca competitividad en el mercado local y extranjero, con nula transcendencia o interés en la sociedad que nos abasteció, a pesar de malas gestiones en diversas instancias.

Porque cuando hay paro, los que damos cátedra somos los estudiantes.

Una universidad con investigación pequeña, o sin investigación, es una universidad estática, un monasterio que preserva manuscritos del pasado.

Una universidad con extensión reducida, o sin extensión, es una universidad que mira a su propio ombligo, e ignora a la sociedad en donde existe.

Una universidad con docencia precaria, o sin presupuesto para la docencia, no es una universidad.

Fuente: yo mero :v
Ojalá fuera tan prolijo redactando el Marco Teórico
Menos mal hay paro 🙈

2 pensamientos sobre “UNA primavera kaigue (#paroUNA2019 pt 1/3)”

  1. Yo entiendo la necesidad urgente de aumentar los salarios de los profesores. Primero que nada es así como decís, enseñando un hobby se gana mas, mi hermana es profesora de baile y gana 60mil gs la hora, mi padre es profesor titular de universidad y gana solo 40mil. Pero acá quiero aclarar algo, mi papa enseña en una privada, no en una Publica, es decir estos valores se fijaron libremente según la ley del mercado oferta/demanda…
    Igualmente es poco, la pregunta es, se necesita más presupuesto, o una mejor gestión del mismo. Los profesores saben perfectamente que los estatutos, parámetros y normas de la universidad son arcaicos, estando ellos adentro, sabiendo como se maneja la universidad y las diferentes facultades, prefieren cerrar los ojos y hacer caso omiso a la cantidad de errores en el manejo presupuestario.
    Es esto lo que me molesta, que nos piden apoyar un aumento que no trae cambios sustanciales, que se van a traducir en un 200 mil mas al mes, la universidad va a seguir siendo precaria, los docentes van a seguir siendo poco preparados, y la plata no le va a alcanzar a nadie.
    Entiendo que hayan elegido esta lucha (exigir mas plata a hacienda) y no la otra (exigir un mejor manejo, números claros, informes, planillas) porque es mas fácil. Todo lo que decimos tocamos de oído, 15.000 profesores 50.000 estudiantes, números sacados de donde? Los sueldos de altos mandos, las bonificaciones, donde están los documentos? (En internet encontré algunos pero son difíciles de comprender) Es fácil como profesor hablar de la experiencia propia de cuanto gana y confío en que es verdad porque muchos de los profesores que se están manifestando son honestos y buscan una mejor educación ni siquiera un mejor ingreso, pero el pueblo, los estudiantes, el contribuyente, necesita saber en que se esta invirtiendo y por qué nunca alcanza. Yo pediría ventilen todo, saquen todos los documentos, exijan. No digo no pedir a hacienda mas plata, pero realmente sabemos a donde va todo el presupuesto de la UNA? Y si no tenemos iniciativa interna de depuración, la iniciativa externa es insuficiente.

  2. 37.000 es ser generoso.
    Por ejemplo, en Arquitectura los auxiliares (hay dos categorías para ese nivel) ganan neto redondeando 850.000 o 450.000
    La dedicación para la cátedra de Taller de Arquitectura (Proyecto) son 40hs.mes lo que da un sueldo por hora de 21.500 y 11.500 aprox, respectivamente.
    O sea te da para el pasaje en bus diferencial y un agua

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.