UNA sociedad postmoderna, preindustrial (#paroUNA2019 pt 2/3)

Esta es la segunda parte de la Trilogía de la UNA. Y de paso, la edición aniversario 🎉 . Como en otras fechas especiales, conmemorar y reflexionar resulta más apropiado que celebrar. En la primera parte, me hice la pregunta de si era pertinente, oportuno y/o relevante, o no, que los estudiantes como gremio le diéramos siquiera la menor atención a ése asunto de los profes. La pregunta eje de este artículo es sencilla:

¿Por qué el Gobierno desprecia a la Universidad Pública?

Ojalá pudiera dar ese tipo de respuestas de porque ellos son los corruptos ricos y nosotros somos los vecinos humildes del barrio o porque una sociedad educada le complica muchísimo las cosas a los oligarcas extractivistas, pero a mi juicio hay otros componentes en este problema que merecen una mayor atención de nuestra parte. Esas cosas que realmente explican por qué estamos hoy en esta situación.

Y es que si la nivelación es algo que se empezó a hablar en el 2007… se puede decir que desde el gobierno de aquella época ya existía una postura más o menos definida con la inversión en la educación universitaria.

01. Porque quiere adoptar recetas sin contexto

No creo que para una persona de altos ingresos sea muy difícil de pagar un pequeño arancel, pagar estacionamiento o una fotocopia.

Lea Giménez (Ministra de Hacienda), 2017.

Hoy vo’ te va’ (sic) a la carrera de ingeniería, y la gran mayoría lo’ estudiante que ingresan a Ingeniería Civil son chicos egresados de colegios privados (…) Hay que poner los aranceles porque los aranceles son para la gente rica.

Santiago Peña (modo campaña), 2017

La universidad nacional nos cuesta 30M de guaraníes por alumno, mientras que las privadas salen cerca de 10.

Benigno (?) López (Ministro de Hacienda), 2019.

Ojalá las opiniones soeces, desinformadas, inoportunas y bocaflojas de los 3 últimos Ministros de Hacienda correspondieran a una postura propia. En realidad es una postura del Banco Mundial, para los gobiernos de la región.

El planteamiento es generar divisiones entre los alumnos más carenciados y los más pudientes, prometer subsidiar a los carenciados con aranceles para los pudientes. Eso, como se ve en el enlace de Santiago Peña, no existe en nuestra realidad. Existe en la realidad yanqui. Que a un 10% o menos se le beca y al resto se le caga con préstamos a larguísimo plazo. Y en la realidad yanqui esto de esclavizar con deudas a los futuros profesionales, cosa que tienen demasiado normalizada, no está funcionando tampoco.

Como los representantes de esta postura en el gobierno, empezando por esta serie de Ministros de Hacienda, no están bien informados de las necesidades de nuestro contexto, para los universitarios es posible enfrentarlos una y otra vez, y ganar. No hubo aranceles en el 2015, 2017, y no van a haber en el 2019. Típicamente estas discusiones (y movilizaciones, y medidas de fuerza, y todo lo demás) aparecen en noviembre, este año se adelanta este debate por el tema de la nivelación salarial.

Y el abordaje es parecido: Hacienda nos hace perder jornadas de clases tratando de instalar divisiones entre docentes titulares, adjuntos, asistentes y encargados.


Haciendo un paréntesis, no es que hay 4 profesores en cada clase. Los profesores sin nombramiento son Profesor Encargado. Y pueden estar ahí 2, 5 o 10 años hasta que la facultad abra concurso para su materia, y el Encargado o cualquier otro interesado que reuna los requisitos, puede obtener su nombramiento y empezar a escalafonar como Profesor Asistente.

Profesor Asistente es un rango. Los que ayudan a cualquier categoría de profesor, sea otro profesional egresado, sea un alumno avanzado de la carrera, son Auxiliares de Cátedra.

Con 5 años o más, andá saber cuándo la facultad vuelve a abrir llamados a concursos, el Profesor Asistente puede subir un escalón más, si cumple con los méritos y requisitos (publicaciones, congresos, extensión, postgrados a su cuenta, etc) del sgte nivel, como Profesor Adjunto, si no, se queda como Profesor Asistente. El Estatuto de la UNA fija una cantidad de años para permanecer en cada nivel. Puede llegar un punto en el que el Profesor Asistente ni pueda subir un nivel, ni pueda mantenerse en el que ya está, y le toque apartarse de la universidad, o al menos de la cátedra que ocupaba, y dejar su puesto a otro Profesor Encargado.

En mi carrera, Diseño Industrial, a casi 15 años de su fundación, no existen Profesores Titulares propiamente hablando, porque tales personas serían aquellos que están entre 20 y 25 años reteniendo la misma asignatura. Los Encargados, Asistentes y los primerísimos Adjuntos que empezamos a ver ejercen de titulares de cátedra. Y no, no tienen media docena de auxiliares cada uno.

Si la terminología no es clara, en alguna forma funciona parecido al Ejército. Un Subteniente, Teniente Primero o Capitán pueden hacer de comandante, pero son niveles distintos de comandante (con ellos es más gráfico incluso por la cantidad de estrellitas, rayas y otros chuches que se ponen). Y el Teniente 1ro puede tener o no Subtenientes como ayudantes en esa unidad que dirige. Idealmente tienen. Y Hacienda no se arranca los cabellos por eso.


02. Porque no puede disponer del gobierno de la universidad

La depuración de la Universidad Nacional no es algo que se pueda lograr desde el Ministerio de Hacienda, con sus jerarcas haciendo una vez más un uso de la palabra soez, desinformada, inoportuna y bocafloja. La estrategia que sostiene esas jugadas retóricas no tuvo gancho en la comunidad educativa ni en la sociedad en general.

Para eso hay mecanismos externos a la UNA como el CONES o la Secretaría Nacional Anticorrupción, e internos como la purga de apadrinados políticos que arrancó en la Primavera Estudiantil del 2015 y prosiguió el año siguiente.

No los sacamos a todos, pero quizás a los suficientes para que se pueda poner a la Universidad primero y a los Partidos después, que es un poco de lo que se empieza a ver hoy.

Además la universidad elige a sus autoridades, cosa muy propia de la región, cosa que nace en Córdoba hace 101 años por cierto. Lo que surgió con la idea de eliminar el verticalismo dogmático de la Iglesia, eligiendo representantes docentes, egresados y estudiantes, que a su vez estos eligen como cabeza (pero igual supervisan) a Decanos y Rectores; lo que en ése entonces nos dio la oportunidad de no permitir que un Obispo seleccione material formativo o cometa otros tipos de abusos, hoy nos protege de un Ministro de Educación que quiere quemar libros o de un Gobernador que se toma las cosas de forma personal.

El saneamiento de la universidad pública desde la propia universidad pública, a diferencia de otras instituciones estatales, no es una utopía. Estamos lejos, pero eventualmente se puede. La universidad tiene sus cosas, pero no responde a gente de baja calaña en altos cargos de gobierno.

Y al no poder disponer de la nómina de funcionarios, docentes, egresados no docentes, estudiantes y otros, ninguno de los ministerios del Poder Ejecutivo podrá simplemente desvincular a los miembros que expresen su malestar o disientan con sus posturas, como ocurre con médicos y docentes de la EEB.

Los universitarios expresamos nuestro parecer con respecto a algo, y el Poder Ejecutivo se aguanta. No hay orden superior, no hay telefonazo, no hay amedrentamiento que sirva en la universidad. Sin lloro.


03. Porque sigue con la Doctrina del Usen y Abusen

Paraguay es un país económicamente fértil, donde todo crece naturalmente.
Somos la población más joven de la región, con una ubicación geográfica privilegiada, buena gente, hospitalidad, sencillez, naturaleza y energía. Somos un país lleno de oportunidades a descubrir para el mundo.

«Somos todos explotables». Extracto de lo que se planteaba para desarrollar la marca país

El Gobierno no tiene como prioridad la educación superior porque sigue desarrollando sus políticas en base a un país agrario, preindustrial, de la época de los López y quizás antes. Al menos ellos tenían el interés de desarrollar ciencia y tecnología en Paraguay, esta gente no.

Dos Revoluciones Industriales atrasados y siguen jodiendo con el asunto de fortalecer la agroganadería vendiendo tierras a brasileros. Gráfico de Christoph Roser. Extraido de Wikipedia.

El proteccionismo, el mercantilismo es siempre un error. Una forma equivocada de abordar las importaciones y exportaciones de un país. Que a menudo resulta en beneficio de los grandes de cada rubro en perjuicio del total de los consumidores, de la ciudadanía en general.

Pero la plantita de la industria nacional no se va a regar por su cuenta. Y su tierra más fértil es la universidad, que no es un colegio para adultos, no es un lugar donde un sólo profesor (o 4 por clase como cree el viceministro) me dice qué hacer y me valida de acuerdo a su estándar, termina la hora y nos vamos todos a nuestras casas, es un lugar donde, volviendo a Córdoba 1918, nosotros hacemos:

  • Investigación sobre nuestro propio contexto y sus necesidades específicas,
  • Extensión para fortalecer las comunidades e instituciones vulnerables, y sí,
  • Docencia para acompañar el desarrollo y potenciar el intercambio de aprendizajes.

Y si el gobierno no termina de darse cuenta de que es hora de vender zapatos, no vender cuero, de que es hora de madurar esa visión de nos enfocamos en los extranjeros que traen muuucha plata, y muuucho trabajo esclavo, entonces vamos a seguir año tras año tomando las medidas de fuerza que sean necesarias. Porque eso es la universidad pública, una necesidad, no un lujo.

Ya es parte de nuestra cultura que la investigación en la universidad paraguaya debe ser excluida. Se habla de argumentos económicos, administrativos, que somos pobres y por lo tanto la investigación es un lujo. Y es precisamente todo lo contrario. El investigador argentino y prominente premio Nobel Bernardo Houssay, cuando alguien le vino con estos argumentos, le respondió: “Es al revés, señores. El país pobre no se puede dar el lujo de no investigar”.

Antonio Cubilla citando a Bernardo Houssay, 2002

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.